Noticias y Comunicados

 

CIUDADANOS COMPETENTES EN SEGURIDAD VIAL COMO “COMPETENCIA SOCIAL INELUDIBLE”

 

 

14 de abril de 2016

 

 

Silvio Rebolledo Manchola

Campo de Psicología del Tránsito y Seguridad Vial

 

 

El siniestro de tránsito, irrumpe en la vida de las personas como un suceso accidental; al analizarlo, vemos que el mismo es un hecho absolutamente previsible; las personas pueden evitarlo, lo que descarta toda connotación de accidentalidad.

 

El Instituto de Seguridad y Eduación Vial (ISEV) de Argentina, acoge la definición de siniestro, que percibe "como el resultado final de una cadena de errores, vinculados a las conductas y condiciones del factor humano, y a las condiciones de los factores vehicular o ambiental… un evento dañoso, inesperado que se puede prevenir o evitar, sí se siguen determinados comportamientos de seguridad”.

 

En vez de hablar de hechos de tránsito (toda una cadena de actuaciones) se reitera el uso inadecuado del término accidente, al referir hechos involuntarios, azarosos, predeterminados, producto del designio divino o hechos de la fatalidad, ubicables en la zona de la inevitabilidad. Incluso hacen determinismo y achacan a Dios toda la culpa. En profesiones diferentes a la Psicología, existen fuertes defensores del concepto de accidente.

 

Se espera que el siniestro en el tránsito no se denomine con eufemismos como incidente; ni mirarse como un hecho casual, sino causal, producto de procesos cuyos insumos son causas sin analizar: subjetividad e inmediatez, temeridad manifiesta, impulsividad, ansiedad, miedos, fobias, agresividad, acting out, retardo mental, daños físicos, sociopatías, psicopatías, deshonestidad, corrupción, tecnologías obsoletas o fraudes tecnológicos. No es un simple suceso. Se puede “afirmar que, al igual que el infarto de miocardio, en todo siniestro existe un largo historial” de errores humanos, presentes en alguno de los factores que intervienen en la malla vial: factor humano (que menos le interesa a los investigadores); el vehículo (a Colombia llegan automotores obsoletos o reprobados en los mismos países donde se producen); el factor climático (cuando llueve en Colombia, aumentan los mal llamados accidentes; la legislación (que en nuestro país se hace sin la interdisciplinaridad necesaria y sin presencia de psicólogos especialistas en el tema, quienes brillan por su ausencia). Según las teorías de Reason, se presume que en un hecho de tránsito existen unos 14 elementos que al encadenarse generan un siniestro; que al llegar al noveno eslabón es inevitable que ocurra.

 

Los siniestros viales se "han convertido en un verdadero mecanismo de control malthusiano de la población, cuya evolución ha sobrepasado todo tipo de previsiones”.

 

Desde que el 29 de enero de 1886 K. Benz patentara el primer vehículo, estos se han convertido en algo más que un sistema de transporte; son uno de los inventos más revolucionarios en la historia de la humanidad y el símbolo de un nuevo sistema y forma de vida que ha cambiado radicalmente la economía, la cultura, la libertad de movimientos, las relaciones humanas, el concepto de distancia y de tiempo y otras muchas dimensiones de la vida social.

 

Pero lamentablemente, junto a sus dimensiones positivas, la masiva motorización ha traído también todo un conjunto de graves problemas, como el ruido, la contaminación, los problemas de movilidad, la necesidad de infraestructuras, las fuentes de energía, la falta de espacio en las ciudades, etc., aunque el reto más grave son, sin duda, los siniestros viales.

 

No es buena inversión pagar “un precio tan alto por disfrutar de los beneficios que la aparición de los vehículos motorizados ha traído a nuestras vidas.”

 

Al contextualizar la problemática vial, en lo internacional, como un diagnóstico global, se percibe que Colombia no está sola; aquí existen la Agencia Nacional de Seguridad Vial y un Observatorio de Seguridad Vial, instituciones literalmente calcadas de los modelos de España y Argentina. La primera, en términos técnicos, aún no arranca; la segunda no tiene ni la visibilidad ni los resultados que tanto se esperan.

 

Según el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, entre el 2005 y 2013en el país se han registrado 51.170 muertes en las vías. Una cifra que ha prendido las alarmas, al punto de ser considerado un problema social y de salud pública. Dentro del periodo de análisis 2005 - 2012, este último año registra el mayor número de muertes con 6.152 casos, y que representa un incremento del 6,22% con respecto al 2011, cuando se registraron 6.205 casos. Las cifras disponibles dan cuenta de un promedio diario de 17 víctimas fatales en hechos de tránsito.

 

En Colombia, la tendencia histórica de las muertes en accidentes de tránsito ubica a los peatones como las principales víctimas, de tal manera que entre el 2005 y el 2013 se han registrado un total de 15.765 muertes por esta condición de víctima, 18.918 de motociclistas, de los cuales 15.257 eran conductores y 3.661 pasajeros, posicionando a los conductores de motos como los segundos actores de la vía con mayor compromiso en accidentes.

 

En el país entre el 2005 y el 2013, el 30.81% de las muertes en accidentes de tránsito fueron del tipo atropello, consistente con el hecho de que las principales víctimas de este tipo de eventos fatales son los peatones. El tipo de accidente de mayor frecuencia en este periodo, fue el choque con otro vehículo con el 32,30%, seguido del choque con objeto fijo con el 9,51% y del volcamiento con el 7,12%. Antioquia, Valle del Cauca, Cundinamarca, Santander y el Distrito Capital, concentraron el 51,08% (26.138) de los casos registrados en el país.

 

Son grandes los esfuerzos frente al problema; algunos indicadores señalan condiciones que perpetúan la inseguridad vial; la corrupción es uno de ellos, pero altas autoridades en seguridad vial no consideran que el tema sea pertinente. El Gobierno no es claro en las políticas públicas para impulsar programas que impacten la situación de morbimortalidad vial. Por ejemplo, ¿quién es el responsable de los indicadores de accidentalidad vial del Plan Nacional de Salud Pública? ¿De qué institución es responsabilidad rendir cuentas por estos asuntos?

 

Referencias:

Ministerio de Transporte. En https://www.mintransporte.gov.co/publicaciones

A vueltas con la pirámide de Heinrich; en http://www.insht.es/InshtWeb/Contenidos/.../ERG@nline

ISEV. Argentina. Curso de Seguridad Vial. 2015.

 

VolverVolver

 

 

 

 

Facebook
Twitter
Youtube