Colpsic

Noticias

Familias, Cambios y Adaptación

Reflexión del campo psicología y familias

FAMILIAS, CAMBIOS Y ADAPTACIÓN

REFLEXIÓN DEL CAMPO PSICOLOGÍA Y FAMILIAS

 

En la actualidad, podemos encontrar una diversidad de tipologías familiares; Familia nuclear (Dos cuidadores y uno o más hijos); Familia monoparental (padre, madre, abuela, tía, con dos o más hijos); Pax de Deux (Un cuidador y un hijo); Extensa (Familia nuclear, más abuelos paternos o maternos); Familia ampliada (familia nuclear y otro miembro de la familia); entre otras.

Cada familia independientemente de su tipología pasa por una serie de etapas, que le exigen realizar ciertas tareas de ajuste emocional, familiar e individual, éstas son según Hernández (2017): Constitución de la pareja, el nacimiento del primer hijo, hijos en edad escolar, hijos adolescentes, hijos y adultos y salida del hogar y el nido vacío y es lo que denominamos Ciclo Vital Familiar -CVF-

Minuchin (1974) con relación a estos cambios en el CVF, nos plantea que “la respuesta a estos requerimientos, tanto internos como externos, exige una transformación constante de la posición de los miembros de la familia en sus relaciones mutuas, para que puedan crecer mientras el sistema familiar conserva su continuidad” (pág. 96)

Desde esta perspectiva, visualizamos a la familia como un grupo que necesariamente busca la forma de desplegar mecanismos para modificar sus formas de interacción, comunicación y resolución de conflictos, para hacer frente a las crisis normativas, que surgen en el tránsito de una etapa a otra del CVF y a las crisis que se presentan como no normativas, inesperadas e impredecibles, que ocurren tanto fuera como dentro del sistema familiar.

Si las familias y cada uno de sus miembros, perciben estas crisis (esperadas e inesperadas, normativas y no normativas) como una amenaza, experimentarán cierta resistencia para hacer nuevos acuerdos que le permitan adaptarse mejor; si por el contrario, la situación se percibe como una oportunidad, la familia estará dispuesta a generar modificaciones en su dinámica, organización y formas de comunicarse que le permitan ser más flexibles y adaptarse a las nuevas circunstancias.

Ahora bien, el problema no es la crisis en sí misma (esperadas o inesperadas), ya Heráclito lo había dicho “Lo único constante es el cambio”, sino la capacidad de cada familia, para desarrollar estrategias de adaptación a los cambios que nos presenta la cotidianidad y el mundo contemporáneo; varias tareas tenemos las familias y los profesionales de la psicología para apoyar este proceso:

En primer lugar, la tarea cognitiva de tratar de comprender la realidad e identificar las técnicas de solución de problemasque utiliza cada familia, así como realizar nuevos acuerdos y tener en cuenta acciones que solo dependan de uno mismo, para retomar en parte la sensación de control.

En segundo lugar, para favorecer la adaptación interpersonal, realizar cambios en los patrones diarios de vida: amigos, trabajo, relaciones con la gente, recreación e identificar las conductas que generan acumulación de tensiones (Personales/Familiares) así mismo, las familias tendrán que realizar una reasignación de roles y funciones, por ejemplo, el hijo que antes era cuidado, ahora pasa a ser cuidador, el padre que ayuda a los hijos en las labores del colegio, mientras la madre realiza teletrabajo y negociar las estrategias que cada familia crea puede ayudarles a fortalecer los vínculos emocionales, para minimizar la ocurrencia de conflictos familiares.

En tercer lugar y siendo el eje transversal que garantiza el vínculo emocional familiar, la expresión de sentimientos, que implica primero, identificarlos sentimientos relacionados con la situación, las diversas formas de expresión de sentimientos, teniendo en cuenta que cada familia posee identidad, creencias y valores propios.

En la conmemoración del Día Internacional de las Familias, queremos hacer énfasis en la importancia de la familia, como red de apoyo emocional y social, generando a través de labores de psicoeducación, orientación y diversas estrategias de intervención, el apoyo necesario para que las familias puedan trabajar y presentarse como ese escenario en el que se garantice que cada uno de sus miembros se sientan protegidos, contenidos, apoyados y acompañados en las diversas etapas de cambio individual y familiar.

La invitación es que trabajemos todos, para construir más Familias que se presenten como un lugar seguro, para todos sus miembros.

 

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Hernández, A. (2017) Familia, Ciclo vital y psicoterapia sistémica breve. Ed. El Buho

Minuchin, S. (1974) Familias y Terapia Familiar. Ed. Gedisa

Valdés, A. (2007) Familia y Desarrollo. Intervenciones en terapia familiar.

Familias, Cambios y Adaptación
Volver