Comunicado a la opinión pública

El Colegio Colombiano de Psicólogos muestra su preocupación por la situación de orden público y el malestar social que se presenta en nuestro país. De acuerdo con denuncias hechas a la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, en Colombia hay un aproximado de 14 personas fallecidas y un creciente número de personas heridas y reportadas como desaparecidas en los días recientes del Paro Nacional que inició el 28 de abril del presente año. Sin embargo, las organizaciones sociales y de derechos humanos reportan un número mayor de muertes, además de personas heridas y defensores de derechos humanos acosados y amenazados. De la misma forma se han reportado ataques a la fuerza pública y conformación de grupos de ciudadanos armados al margen de la ley.

Esta grave situación que amenaza la vida e integridad física de varios conciudadanos nos lleva a resaltar que:

1.     Es crucial reconocer que en nuestro régimen político se privilegian los valores democráticos en el trámite de las diferencias y contradicciones. En tal sentido, se garantiza constitucionalmente el derecho a no estar de acuerdo y a oponerse sin violencia.

2.     En la literatura científica y tal como lo plantea la Política Nacional de Salud Mental, la salud y el bienestar están determinados por factores de orden económico, político, social, cultural y ambiental. De tal suerte, la desigualdad, la inequidad, corrupción e injusticia son aspectos claves que deterioran el logro de las potencialidades de las personas y sus comunidades, su autodeterminación y el nivel de realización de los derechos. Es patente en los medios de comunicación y las redes sociales un malestar psicológico y social que muestra una creciente desconfianza hacia el Estado.

3.     La tensión por despliegue de los agentes armados del Estado que puede ir en contra de los principios de prudencia y proporcionalidad consagrados en el Derecho Internacional Humanitario, genera efectos adversos en el bienestar psicológico de los ciudadanos y deteriora el tejido social de las comunidades donde se dan estas expresiones de poder.

En tal sentido, queremos exhortar al Estado colombiano a:

1.     Garantizar el ejercicio del derecho a la libre reunión y protesta social pacíficas y asumirlas como expresiones sanas y constructoras de democracia.

2.     Asumir integralmente la responsabilidad del cuidado de los habitantes de su territorio a través de la inversión en protección social y la presencia efectiva en las regiones y no solamente a través de acciones militares. Es prioritario un abordaje que ponga en evidencia las brechas de atención en salud y las dificultades de convivencia social que ha generado la pandemia, la situación de desempleo y escasez de recursos y la lucha violenta por el control del territorio en diversas zonas del país.

3.     Promover el diálogo social con los diferentes actores del Paro Nacional con el objetivo de suscitar escenarios de escucha real de las necesidades e intereses de las comunidades y para propiciar la concertación multilateral, respetuosa y responsable. El Colegio gracias a su presencia en el territorio nacional puede acompañar a través de los capítulos regionales el    proceso de mediación, conciliación y construcción de convivencia que requiere para establecer confianza y legitimidad en el proceso.

4. Trabajar de forma efectiva en los determinantes sociales de la salud, esto es crear condiciones que mejoren las circunstancias en que todos los ciudadanos del país nacen, crecen, trabajan, viven y envejecen, así como también las condiciones que garantizan el libre ejercicio de participación política y construcción de ciudadanía incluyendo el acceso a una educación de calidad que permita la formación de un juicio crítico y un ejercicio ciudadano informado.

A la sociedad en general y al gremio invitamos a:

1.     Reconocer la movilización ciudadana desde el respeto por las diferencias para evitar la estigmatización, señalamiento y violaciones de derechos humanos hacia las personas que participan y lideran estos procesos sociales.

2.     Promover acciones que comuniquen mensajes conciliadores, a través de los discursos orales y de los mensajes en las redes sociales, pero recordando que comunicamos con todas nuestras acciones. Es necesario actuar solidariamente y prevenir las agresiones, la segregación y la exclusión social. 

3. Ejercer los derechos ciudadanos de manera informada y responsable, haciendo seguimiento al cumplimiento de la normatividad basada en los principios constitucionales y participando en la discusión de las propuestas de modificación de las normativas que violan estos principios. Ser ciudadano responsable es participar activamente con acciones que busquen el interés común y el compromiso con la solución de problemas sociales y políticos que requiere el país.

Manifestamos nuevamente nuestro compromiso a seguir trabajando activamente para desarrollar políticas públicas que promuevan la igualdad, aseguren el acceso a condiciones de vida y trabajo dignos, así mismo, en la construcción de escenarios de participación que son necesarios en la búsqueda de la salud y el bienestar de la población.

Cordialmente,

  • PRESIDENTA NACIONAL CONSEJO DIRECTIVO NACIONAL
  • PRESIDENTES CAPÍTULOS REGIONALES
  • JUNTAS DE GESTIÓN CAPITULAR
  • VEEDURÍA NACIONAL
  • REPRESENTANTES DE CAMPOS DISCIPLINARES Y PROFESIONALES

Group-73.png

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor

editorcolpsic

Publicado

mayo 5, 2021

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on google
Share on telegram
Share on email

Prensa reciente

Ir arriba